“Desolación: La Leyenda de Hadulfo” y “Fábula” (por Miguel Laguna Crespo)

Saludos. Hoy deseo compartir dos trabajos del autor Miguel Laguna Crespo. El primero es “Desolación: La Leyenda de Hadulfo”, un radioteatro de fantasía medieval, y el segundo es un relato corto que combina la ciencia ficción y la religión denominado “Fábula” (2016) que se me ha permitido publicar por este medio, espero les guste.

Sitio del autor: http://amanecerdelaaurora.blogspot.pe/

 

Desolación: La Leyenda de Hadulfo (por Miguel Laguna Crespo)

 

FABULA (2016) (por Miguel Laguna Crespo)

Capítulo 1: Internados en un manicomio llamado ciudad

Todo hombre desea la libertad, la cárcel, a veces el mismo individuo, a veces la sociedad, intenta remodelar al ser humano para luego exprimirlo en una civilización que no encarna lo que dice ser, una inmensa puta que todos codiciamos en alguna extremidad de nuestra estructura viva.

 Durante siglos de nuestra historia, se pudo constatar, tuvimos miles de ejemplos, y el ciclo de la inconsciencia humana se repetía y multiplicaba como un vaivén que no podía dar marcha atrás, ahogado en sus propios pasos y transfigurado en un ente maligno y sarcástico que vomitaba un alimento espeso a las masas.

Algo así sucedía en Gamatra, donde “Los Controladores” habían conseguido hacerse con la mente de la población a través de sofisticadas herramientas. Expertos en esconderse, esta secta de Controladores tenían en su haber sofisticadas armas y técnicas de manipulación psicológica superior, adquiridas a través de años de evolución en artes desconocidas para el resto de la ciudadanía. Estas disciplinas, incorporaban reminiscencias de antiguos saberes y tradiciones, pero desgraciadamente, este grupúsculo siniestro, las degradó a su gusto, las contaminó despiadadamente hasta reducir a cenizas la ciudad de “Los del Espíritu”, que siguen aún soñando con La ciudad Santa.

Rafael trabajaba en una fábrica y su jefe tenía contacto una vez al mes con un extraño personaje de mirada turbia que supervisaba lo que estaban construyendo, su aspecto pulcro, su falsa modestia, y la profundidad venenosa de su mirada, perturbaban a este chico en edad de trabajar.

Su jefe Sultán  lo trataba bastante malamente y las únicas fuerzas de las que disponía Rafael era currar de sol a sol en supervisar “La obra”. Con ese término conocían en la plantilla ese conjunto de piezas insólitas armadas bajo una serie de planos firmados por un extraño y desconocido ingeniero llamado ”El Poeta”. Este trabajo era una auténtica novedad científica en todo aspecto, la fábrica había sido levantada exclusivamente para “La Obra”, y este proyecto era el máximo de los secretos. Ni las familias de los trabajadores ni estos mismos, conocían plenamente la razón de tantas horas de trabajo extenuantes. Todo había comenzado como un contrato atractivo, una gente encantadora, y la sensación de comenzar algo nuevo… así pensó Rafael, pero a los pocos meses de trabajo las condiciones laborales se hicieron más tensas e intensas, el trato denigrante e insultante, y “La Obra” un objeto de maldición para el resto de compañeros. Sultán el patrón, dominado por ese asqueroso personaje que llegaba periódicamente, desmoralizaba cruelmente a los trabajadores hasta el punto de que, llegado un día, recortó la plantilla y 106 personas entre los que había padres de familia y juventud, fueron expulsados a las calles de las que habían salido. Rafael conocía a muchos de ellos, sabía que ahora la tentación de los vicios sería mucho más potente para sus colegas, por no hablar de la carestía y las condiciones durísimas de Gamatra en la que la vida no vale nada en ciertas zonas, una metrópolis condensada bajo llamas salvajes de locura y misterio, es más, alguno de estos rudos cabecillas de familia no tardaron en quitarse la vida ante la desesperación, el rechazo y la atmosfera de nuestra queridísima ciudad.

Como siempre, en todos sitios cuecen habas, pero en Gamatra había un barrio bohemio, algo que paradójicamente se llamaba, La corte de los poetas, y en la jerga de los suburbios, un grupito de pijos con mucho tiempo libre. No obstante, Rafael fue invitado una noche para ir allá, acompañado de su novia.

Una vez llegaron, los dos distaban mucho de la estética barroca y artificial de ese bar Snob y superficial… mientras charlaban y bebían, Rafael pudo conocer a uno de “Los Controladores”, que inesperadamente desde una esquina, se acercó a hablar por un momento con el chico

-Muchacho ¿qué haces en este lugar?, no parece muy apropiado para ti…

-Bueno, digamos que unos amigos de mi novia nos invitaron y… ¡pero bueno!, ¿y a usted que le importa? ¿Me meto yo con esa pinta que lleva?

-Mmmmm buenos modales a pesar de donde provienes, pero ya veo que aun así el lado salvaje aflora en ti al final, y más con tu hembra al lado

-Déjese de pollas metafísicas, y al grano, ¿qué es lo que quiere?

-Simplemente deseaba darte ánimos en la construcción de “La Obra”, estamos al corriente de todo ello y del puesto que ocupas muchacho… en fin, sigue disfrutando de la fiesta, ¡nuestra fiesta!, hasta el día en que todo acabe en un gran resplandor brillante…

Y al momento este hombre se fue.

Según Alex, un amigo de confianza, ese majadero era uno de “Los Controladores”, la secta misteriosa, imbuida en todas las instituciones, tanto era así, que el abuelo de Rafael siempre los definió con una sola frase:

Permanecerán dominados por un espíritu de destrucción

Así se las gastaba Carlos, el entrañable abuelito de nuestro protagonista, era un hombre de “Los del espíritu”, una antigua fraternidad sin institución ni dirección concreta que albergaban y practicaban el amor a Dios y al prójimo allí donde estuvieran. No se encargaban ni tenían previsto nada más, el resto para ellos era vanidad del mundo. Tal era su pureza, que cualquier persona que hablase con ellos volvía a su casa con esa pizca de bondad, tranquilidad y paz. Por mucho que el miembro de la fraternidad fuese relativamente imperfecto, el espíritu que recibían iba más allá, y era como un destello del cielo penetrando un mundo de tinieblas.

Capítulo 2: Un Judas

Hasta en una persona atormentada el alma tiende un plan redentor para reencontrarse con su creador.

Rafael sabía que la obra no era buena, Sultán conocía que no trataba bien a sus trabajadores, Iván albergaba la idea de la traición, Félix engaño a su familia, Alberto solo se preocupaba por la recaudación y la reputación de la empresa a pesar de los suicidios, y Germán opinaba que su relación matrimonial era una tortura, a pesar de los besos y caricias que daba a su mujer

Todo por el todo, directos hacia la nada, así era en distintos grados lo que acercaba a estos hombres a la figura de Judas Iscariote, y así muchos más hombres y mujeres en Gamatra

Iván fue amigo de Rafael hasta que se interesó por su novia, ella pese a la tentación de un encantador como Iván, continuo al lado de Rafael, conociendo y haciendo balanza de lo bueno, puesto que a pesar de las imperfecciones, su chico era un diamante en bruto. No obstante, Iván montó en cólera… ¿cómo podía ser que un segundón como su amigo pudiera tener una novia tan fiel y hermosa?, sobre todo, le cabreó el no haber podido conquistarla con sus mañas… un duro golpe para su ego, por eso, todo lo que vino después pudo ser consecuencia de tal venganza…

Además de esto, Rafael permanecía tantas horas en la fábrica supervisando la obra, que apenas disponía de tiempo para pasar con su amor, eso unido al automatismo de ciertas cuestiones en su relación, había provocado una esterilidad en la relación normal de la pareja que avanzaba progresivamente.

Ya al salir del trabajo, Rafael rebuscaba en casa por la noche antiguos escritos de su abuelo Carlos, por eso, entre cartas de amor a la abuela, poemas curiosamente apasionados a su musa, y distintos ensayos de su puño y letra, el nieto encontró una carta de color azul que le llamo poderosamente la atención

Se trataba de una advertencia

Escribe “El Poeta”, los enemigos se han adelantado con sus artes, ahora buscan crear un arma de destrucción masiva para la humanidad

Te advierto queridísimo nieto, será para el año de nuestro señor 2166, cuando ”Los Controladores” te busquen para matarte, tu sacrificio será parte del pacto que tu padre hizo con ellos al convertirse en Controlador, porque si, queridísimo Rafael… tu padre es miembro de esa secta desde hace años, ellos moverán los hilos para que te incorpores a su obra que no es otra cosa sino la construcción de una potentísima bomba atómica… piensan que es “el gran resplandor” cegados por su neurosis ya les sucede lo que nos dijo el espíritu del maestro… a lo malo lo llamaran bueno…

Tu encuentro con el controlador moverá tu curiosidad y será fácil que encuentres esta carta, y no será la última de mi pluma que encuentres

No temas ante nada, a pesar de toda esta aberración, podemos decirte que el reino está cerca, La Ciudad Santa que esperamos ya tiene su lugar, que la paz del señor este siempre contigo queridísimo nieto

Y Rafael no pudo quedarse más helado frente a la carta de su abuelo

Por otra parte, Iván conoció una noche a uno de “Los Controladores”, el mismo que se dirigió a Rafael en aquel bar. Todo comenzó por persuasiones y halagos, “Los Controladores” saben bien de ello y del arte de la mirada, enemigos de la transparencia no dudan en mentir aun cuando ellos mismos se han auto-convencido de que hacen el bien… eso creen, pero en realidad estuvieron presentes en cada etapa de la historia humana con gran purulencia, desarrollando su maldad y engordando su neurosis.

Iván pasaba de él, pero cuando Arnau, que así se llamaba el controlador, menciono a Lucia, se le encendieron los ojos al muchacho… tras varias horas de conversación, quedo claro lo que sucedería. “Los Controladores” deseaban matar a Rafael, y a Iván no había cosa en el mundo que más le sugiriese su codicia

Postdata de El Poeta

“De que le valdrá a un hombre ganar el mundo entero si a cambio pierde su alma”, estas fueron las palabras del maestro, de nuestro señor Jesucristo, él nos advirtió ya desde su llegada a este mundo de los peligros que la codicia, el miedo y la vanidad pueden hacer en el ser humano

Capítulo 3: El monstruo psicológico

Sobre un desierto una antigua criatura caminaba buscando a quien o a que morder, tenía la capacidad de envenenar cuanto mordiese mirase o escupiese, y así había invadido y atacado a fieras hordas de guerreros aparentemente invencibles… llevaba en si la discordia, la psicosis, la neurosis, toda inseguridad y complejo, y enfurecida y aterrorizada de su condición, buscaba a quien inyectar su ponzoña arrastrándose por los confines de la tierra.

Adversario a muerte de la pureza y la bondad, pero con los labios pronunciando siempre bonitas palabras, no soportaba los rayos iluminadores del sol, que con sus destellos, mandaba a la tierra una diminuta parte del más allá. Tampoco soportaba la luna, pensando que era contraria a sus hipócritas palabras sobre la santidad, y también despreciaba aunque lo negase, el día, la noche, la ecología y todo cuanto pudiese iluminar y acercar al hombre al absoluto.

Sobre un camino, un sacerdote guerrero andaba enfadado consigo mismo sobre las continuas mezquindades que albergaba su corazón, cuando de repente se encontró con esta bestia, el monstruo psicológico, una criatura que helaba los sentidos del mundo

Este hombre dividido esgrimió su espada, y luchó contra la bestia provocándola grandes heridas, esta chillaba de furia pero a la vez enmudecía… ni una risa se escapaba de ella, eso estaba prohibido…

Así como el amor, la mirada directa y limpia, el esfuerzo, el llanto, la risa, la compasión, la sensibilidad, el respeto y la libertad, todo esto era Anatema para ellos, es decir, para aquella secta de miserables, llamada ”Los Controladores” a los que hace referencia este capítulo-Fábula

Su propio espíritu de destrucción los llamaba y reunía, sus ansias de poder y recelos los corrompían definitivamente, y su talento sin talento les llevaba a la perdición moral y espiritual en conjunto, a la más profunda de las hipocresías

Aquella criatura amenazó con un gran resplandor, con una venganza para todos los hijos de Dios, hermano tras hermano, y todo con la brutal mentira que solo las extremidades de tal monstruo eran los hijos del Dios único

Y ante todo, un gran “Miedo”

Capítulo 4: Bajo las alas de la indiferencia

La indiferencia se convirtió en cierto momento de la historia de la humanidad, en una de las peores maldiciones engendradas por el corazón humano, ni una lagrima, ni una emoción interna, solo la embriaguez de los fenómenos frívolos y carnales. La falsa compasión dejo paso a la indiferencia, y en ella nos embarcamos como piezas de un puzzle mortal que no va a ninguna parte, pero existe una luz, Dios, el padre eterno de todas las almas que vino a revelar nuestro Señor Jesucristo

No obstante “Los controladores” transformaron en idea de tentación cualquier pensamiento, cualquier conducta y acto natural, en pos de la construcción de su paraíso terrenal y fariseo. De manera esquizofrénica, lograron infiltrarse en casi cualquier sitio.

La situación en la fábrica se había encrudecido, la plantilla seguía acortándose, y los suicidios se multiplicaban, en cambio todos seguían trabajando en aquella locura de titanio, que estaba casi acabada, obviamente los que quedaban en las angostas galerías de la fábrica, ya sospechaban seriamente sobre que Arnau tenía un plan oculto y que Sultán era su títere, así fue evolucionando la cosa hasta que solo quedaron unos pocos en la fábrica, concretamente diez.

Por ello Rafael temía de su situación, más aun al haber leído la carta del abuelo.

Durante un frio paseo por Gamatra, Rafael y Lucia fueron secuestrados por un grupo de pandilleros, pero esta vez entre ellos había un oscuro individuo, se trataba de Arnau el controlador, los encerraron en una furgoneta, y se apresuraron por las putrefactas calles de Gamatra

-¡¡Usted es un controlador, mi abuelo me advirtió de vosotros!!

Y el controlador con severa y falsa cara de ángel murmuró mirando al suelo

-Vas a ver muchacho, provocaremos tal enfermedad en ti, que el hijo que porta la puta de tu novia encarnara toda vuestra maldad, el señor mira hacia nosotros, es el momento, inyectarles la droga, y que ellos elijan…

Y los pandilleros pronunciaron una palabra y la pareja quedo dormida.

Ambos fueron separados y llevados a los patios de recreo

Iván estaba allí

Raquel apareció por su casa varios días más tarde, sus padres estaban tremendamente preocupados

Rafael al volver al hogar no recibió ni un saludo de su madre… su padre, uno de “Los Controladores” desapareció varios días antes de que nuestro protagonista supiese su pertenencia a tan diabólico grupo

Esa noche la pareja se reencontró en un parque bajo un árbol, a contarse lo ocurrido durante la elección

Mientras, Rafael no había reparado en la fría mirada de su chica, ni en sus torpes y desgarbados gestos, días atrás impensables, asimismo Lucia ignoraba completamente a su novio, y ya no la volvía loca su sonrisa… la mezquindad había rodeado sus vidas absolutamente. Por otro lado, los dos desconocían el embarazo hasta que lo revelo el controlador

Agarrados hipócritamente de la mano, confesaron con gelidez lo ocurrido como muertos en vida,

Lucia se acostó con todos los pandilleros, con el controlador, y finalmente en un último impulso con Iván

Rafael robo, mato, fue infiel y quemo la carta de su abuelo

Capítulo 5: Los antiguos saberes usados para el bien y el amor

Escribe el poeta

Sabiduría y amor, divinos conceptos para el bien

Se queridísimo nieto que la corrupción ha entrado en ti y en tu novia, como una sola carne que sois.

Ahora esperáis un niño, y vosotros estáis muertos

El misterio de la naturaleza aguarda en lo profundo, ya se han dado grandes pasos pero en la dirección equivocada, todos los cables de la obra de los controladores llevan la vida a la última aberración que nacerá del último hongo atómico. Sabemos que la naturaleza guarda increíbles secretos y que es lícito para el hombre emplearlos… pero siempre para el bien, “Los Controladores” proyectaron su neurosis y diseñaron su múltiple institución, utilizando los antiguos saberes para envenenar destruir y enturbiar, todo bajo la bandera de la falsa sonrisa y cortesía

A vosotros os digo muchachos, con una palabra moristeis, con vuestra acción os enterrasteis y con una palabra reviviréis

Los Controladores se destruyen así mismos y se creen con el derecho de criticar y destruir a los demás

La destrucción de la máscara (Poema)

Observa mi querido nieto

Cuan sublime, que verdadero

Este día por el amor

Te es devuelta la felicidad

Tan solo has de confiar en tu creador y padre

Y su palabra te devolverá la vida

La máscara que construiste te robo la paz

Y ahora el cariño y amor de Dios claman en ti

Al final de todo, en la construcción de la ciudad santa

Podrás decir esa última palabra que tanto esperas decir al que está en los cielos

Querido nieto, Arnau y los suyos buscan proyectar su miseria en la bomba atómica, y la involución de su sociedad tendrá funestas consecuencias en el futuro, pero la ciudad santa llegara con gran gozo para la humanidad, mientras, junto a esta carta, te otorgo el libro sagrado de Zahmelin que consiste en la inmensa y sublime sabiduría que aguarda en las profundidades de la naturaleza, sabemos que el señor quiere que dispongamos de estos saberes con autentico discernimiento bondad y desinterés. Estúdialo y hallaras poco a poco las claves del conocimiento de la verdad y su aplicación práctica. En sus líneas están encriptados para que salgan a la luz, los planos arquitectónicos de la ciudad santa

Capítulo 6: La Obra

Última reunión de los controladores antes de la ejecución de la obra

Declara: Arnau, El severo

Queridos hermanos, la débil y decadente progresía hereje ha conseguido saltar nuestros muros, de bien nos es sabido que un antiguo miembro de nuestra fraternidad, ha conseguido nublar la mente a Rafael, nuestro supervisor de obra, a través de toda suerte de mentiras. Los fuegos del infierno y de la muerte eterna le esperan a él y por desgracia, a toda la prole de ese imbécil de Rafael… él lo quiso, nosotros no lo obligamos, y ahora, mientras su  vida está destrozada, continua con sublime inercia la construcción de la obra, esta queda a un paso de ser terminada, y es que solo nos hace falta un libro… el hereje ponzoñoso y mal llamado sagrado, libro de Zahmelin, en el, está la última clave para poder dar vida a los prodigios tecnológicos, y ahí esta nuestra misión… todo apunta a que el desertor urdió su plan entregándole en ultimo termino este maldito volumen a su nieto Rafael, es preciso encontrarlo bien rápido, pues el plazo dictado se acerca, y el gran resplandor, más brillante que mil soles, ha de llegar…

Absorbido por la obsesión, la venganza y el tormento, Rafael continuaba su trabajo, no entendía gran parte del libro heredado por su maldito abuelo, aquel volumen de un antiguo alquimista cristiano llamado Zahmelin, pero pronto se dio cuenta que los postulados que proponía este libro, podían ser alterados. Tan solo con anteponer su voluntad egoísta al altruismo que proponía Zahmelin, Rafael podía materializar la última orden de Sultán: Dar vida orgánica a la explosión de la bomba atómica, de modo que sus conscientes llamaradas devorasen hasta el último confín del planeta, y levantasen el nuevo orden de los controladores: erigido por las ultimas familias santas de tal fraternidad

Esa misma noche, Lucia se encontró con una mujer de “Los del espíritu”, de manera espontánea, aquel momento fue sublime por su sencillez y hasta simpatía, no hablaron nada de religión, pero Lucia se volvió a casa con una bonita reconfortante y pacifica emoción en su interior, a lo largo de los días, las cosas parecían ponerse en su sitio y Lucia se sentía con ganas de sanar su corazón, al rebuscar en los bolsillos, descubrió que un fino papel había sido dejado allí con una palabra escrita…

Y finalmente llegó el día de los controladores

Llegaron a descubrir que la clave estaba en una sucesión de palabras que debían ser cantadas al momento de la explosión de la bomba en terrible ritual, además así se lo reveló Rafael a Arnau en el transcurso de sus investigaciones con el libro de Zahmelin

Todo estaba preparado para la explosión de esta bomba inteligente, cuando irrumpió Lucia en la fábrica, Rafael, como muerto en vida ni se inmutó

Lucia abrazo fuerte a Rafael y con dulzura le susurró la palabra que había descubierto en su bolsillo dejada con cariño por la mujer de “Los del Espíritu”

Y Rafael abrió sus ojos interiores y no dejo de abrazar a su mujer

Los controladores arremetieron a disparos contra la pareja incapaces de ver aquello

Y Rafael y Lucia murieron abrazados

Se sabe que más tarde en el hospital pudieron salvar al hijo de ambos milagrosamente

Arnau y el resto intentaron poner en funcionamiento la obra sin éxito

Arnau recogió el papel de la ensangrentada mano de Lucia

Y leyó

Capítulo 7: La ciudad santa

Dios es el amor más puro, dijo el escritor, y así es

Con fe y amor todo se puede, dijo el poeta

La ciudad santa se erige, bella y con gracia

Entrad todos amigos al banquete del rey

Con grandes conocimientos pero nunca usados para el poder

Este es el canto de corazón de nuestra fraternidad y pueblo

Tú eres mi padre aunque siempre quise cortar el cordón umbilical

Tú me llamabas a pesar de tantas veces escupiendo en tu rostro

Tú lavabas mis heridas, con la sola intención de darme paz

Tú me hiciste conocer el amor la compañía y la regeneración

A pesar de las dudas, un sublime canto escucho cada mañana contigo

¡¡Te quiero!!

Relato escrito en Lima (Perú) 2016
Dibujo de Portada: Mikhail Nesterov “El sepulcro vacío” (1889)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s